En ocasiones acudimos a comidas de parientes y conocidos. Dichas comidas se suelen hacer en restaurantes, sin embargoen algunas ocasiones optamos por hacerlas en las casas. Normalmente las personas que van suelen llevar alguna cosa para beber o comer.

Algunos se encargan de llevar vino, pero antes se asesoran con el objetivo de no equivocarse y de este modo agradar a todos.

Adquirir un buen vino no es sencillo si no se tienen los conocimientos mínimos, por eso les vamos a dar unos consejos que le servirán de gran ayuda.

En los supermercados normalmente vemos vinos de extremadura para elegir y nos guiamos por el coste, este desacierto suele ser muy habitual, y lo compramos sin echar un vistazo a la etiqueta al igual que de ningún modo tenemos en cuenta tres pautas esenciales que dicen los especialistas que van a ser imprescindibles para elegir un buen vino. La mayor parte de los caldos no van a ser totalmente puros, algunos llevan sulfitos, y esto debería estar reflejado en el etiquetado.

Deberían saber que algunos de los vinos que sugieren en las revistas o la prensa especializada no son realmente buenos, eso ocurre porque muchos negociantes les pagan bastante dinero con el fin de que realicen esas valoraciones. Y también debemos contemplar que los caldos tintos envejecen peor que los blancos.

Para verificar si un vino es de calidad lo mejor es tapar la marca y verterlo dentro de una jarra y de este modo no dejarnos llevar por el aspecto de la botella.

Las 3 pautas básicas que hemos de llevar a cabo serían: primero contemplar el vino, seguidamente percibir el aroma de el caldo que se ha hechado dentro de el jarro y para finalizar degustarlo. A lo largo de dicho proceso empleamos el sentido de la vista, del gusto y del olfato.

La variedad de la uva, el rendimiento y los años que tiene serán aspectos que definen el color del líquido.

Los diferentes colores del caldo se precisan por el area en la cual se ha obtenido la uva. El caldo de las regiones del sur, donde hace mucho calor, tiene un tono mucho más homogéneo que el caldo que procede del norte cuyas viñas se ubican en zonas con poca luz y más frias. Va a ser muy aconsejable mirar las gotas que se extienden en las paredes del vidrio, puesto que cuantas más haya mayor será el grado de alcohol.

Oler el caldo para concretar su aroma diremos que es la actividad más compleja, ya que no todos tenemos este sentido igual de desarrollado, debe oler a maderas, fruta y flores, en el caso de que encuentre otro olor distinto no escoja ese vino puesto que le sabrá mal.

Catar el vino de almendralejo será lo que hagamos para finalizar y por supuesto lo esencial. Tenemos que saber que tanto en el blanco como en el tinto buscamos su nivel de acidez.

En resumen, de ninguna manera compre caldo sin la ayuda de entendidos y aficionados y además no conduzca si bebe.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

No hay comentariosSin categoría

Sorry, comments are closed.