Por suerte, en la actualidad hay muchas soluciones para mejorar la movilidad de viviendas y edificios, cada una adaptada a diferentes necesidades. Para tomar la decisión correcta a la hora de comprar un ascensor, además de consultar con un experto, es fundamental saber qué tipos de ascensores existen y cada uno de los medios que tenemos a nuestra disposición, así como la forma en la que pueden sernos de utilidad.

Ascensor convencional

Sea eléctrico o hidráulico, es el ascensor que podemos encontrar en la mayoría de edificios de viviendas en nuestro país. De velocidad media (entre 0,60 m/s y 1 m/s). Requiere de un cuarto de máquinas que se situará justo encima del hueco para ascensores eléctricos y en cualquier lugar para ascensores hidráulicos. También es necesario un foso de aproximadamente 1,2 m y que la parte superior del hueco tenga unos 3,5 m para que cumpla las normativas de cara a estos ascensores.

Ascensor unifamiliar

El ascensor unifamiliar es el ascensor más usado en aplicaciones donde no es necesario tener una gran velocidad, no se prevé el funcionamiento por parte de muchos usuarios o el uso va ser puntual . Dicho elevador requiere de una sala de máquinas para instalar la maniobra de control y el motor, aunque el espacio que se necesita es pequeño, porque las dimensiones de los elementos que lo forman son más reducidas que las de las empresas de ascensores normales. Por otra parte también tienen la ventaja de aprovechar mejor el espacio para la cabina, de forma que necesitan menos espacio libre para poder conseguir una cabina más grande si lo comparamos con un ascensor convencional. Este tipo de aparatos necesitan una zona de foso y parte superior mucho más reducida que las de un elevador convencional.

Ascensor con foso reducido

Hay viviendas y edificios en los que no se se tiene espacio suficiente para instalar un ascensor convencional. Para solucionar este problema, se creó el ascensor con foso limitado, uno de los tipos de ascensores más útiles que existen en la actualidad, ya que posibilitan el montaje de un ascensor con las características de uso de un ascensor convencional, pero se reduce considerablemente la obra civil.

El ascensor con foso reducido, como su propio nombre lo indica, requiere un espacio muy pequeño para la instalación de piezas esenciales para el funcionamiento del elevador. Si no se cuenta con el espacio suficiente para la instalación de una sala de máquinas, se podría instalar el motor y el cuadro de maniobras en un armario homologado, según la normativa.

Los elevadores pueden distinguirse también por el sistema de funcionamiento, que es de dos clases: hidráulico o eléctrico. Tienen características muy específicas y mientras que unos están recomendados para un tipo concreto de necesidades, otros lo están para otras diferentes.

Ascensores hidráulicos

Los ascensores hidráulicos funcionan mediante una bomba que se sumerge en un depósito de aceite y que introduce esta sustancia a presión en un cilindro unido a la cabina de elevador. A medida que el aceite entra en el cilindro, la presión incrementa provocando que la cabina se desplace sobre sus guías. El motor sólamente funciona en el momento que la cabina sube ya que la bajada se realiza simplemente abriendo el paso de aceite y dejándolo ir de forma controlada, con lo cual, el propio peso de la cabina es el que proporciona la energía necesaria para que funcione. Se desplazan más lentamente que los hidráulicos, pero consumen menos.

Ascensores eléctricos

Los ascensores eléctricos o ascensores sin foso se mueven con un motor eléctrico que dispone de una polea por la que pasan los cables de acero. A un lado de los cables cuelga la cabina y en el otro un contrapeso que nivela la carga. De esta manera, es preciso que el motor funcione tanto en la subida como en la bajada. Se mueven más rápido que los hidráulicos, pero su consumo es más elevado, en realidad son el mejor sistema para edificios de muchas plantas.

A la hora escoger un ascensor u otro, lo ideal es hacerse una serie de preguntas como, por ejemplo, si necesitamos prioritariamente rapidez o ahorro de energía, qué tipo de sistema eléctrico tiene el edificio, el espacio del que disponemos para albergar el cuarto de máquinas y en que zona está situado, etc..

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

No hay comentariosSin categoría

Sorry, comments are closed.